News from the globe

AGN: Pedro Mouriño: “La relación comercial con Rusia está por debajo de su potencial”

Conocido por ser el empresario que tejió una alianza para fabricar y vender la vacuna Sputnik V contra el covid en España, Pedro Mouriño tiene entre sus tareas velar por los derechos de los 800 ciudadanos rusos censados en Galicia. Se declara “español de nacimiento, pero ruso de corazón”

Entrevista de VERÓNICA NÚÑEZ-AGN
Entrevista publicada en el Diario de Pontevedra

Tras una década de estrechos contactos económicos y políticos con Rusia, que se remontan a los años en los que encabezó la European Democrat Students —la organización universitaria del Partido Popular Europeo—, en octubre, Pedro Mouriño (Santiago, 1974) fue designado cónsul honorario a propuesta del embajador Yuri Korchagin con la encomienda de “desarrollar más las relaciones con Galicia”. Licenciado en Derecho y experto en gestión empresarial y comercio exterior, fundó y dirige IberAtlantic Global Corporation, un holding bajo cuyo paraguas se agrupan filiales especializadas en consultoría y servicios corporativos sobre todo en países emergentes.

¿Percibe que Galicia genere interés entre los inversores rusos?

No todo el que deberíamos, porque Rusia aún es una gran desconocida. Las relaciones económicas y comerciales entre España y Rusia están por debajo de su potencial. Las empresas rusas tienen más interés por otros mercados, como el italiano. La presencia de inversores se concentra sobre todo en el sector inmobiliario. Hay unos 7.000 millones de euros en propiedades compradas por rusos, pero en Galicia casi no hay nada. La inversión se concentra en Cataluña, Valencia, Costa del Sol y Tenerife. Aquí, tenemos una colonia de unos 800 rusos, cuando solo en la Comunidad Valenciana son más de 28.000.

Queda recorrido por delante.

Las empresas tienen mucho campo de colaboración y en eso trabajamos. IberAtlantic lo ha demostrado con la vacuna Sputnik V. Y como la actividad empresarial es a largo plazo, con el paso de los meses veremos frutos de ese trabajo para implementar negocios hispanorusos tanto aquí como en Rusia.

Apunta a la mediación que IberAtlantic ha ejercido para que la vacuna rusa se fabricara en España…

No es un papel de mediación. No hacemos consultoría en ese sentido. Hacemos acuerdos en los que asumimos un riesgo comercial. En el caso de la Sputnik V era para asumir el riesgo comercial de distribución. Para producir necesitamos un centro que no tenemos y, obviamente, había que tejer una alianza con alguna empresa con capacidades productivas. No era una labor de consultoría, sino de generar un consorcio para desarrollar la Sputnik V, donde había un promotor, una parte de comercialización y otra de producción con Zendal, de O Porriño.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) sigue analizando la fórmula rusa. ¿En qué punto está el proceso de autorización?

No estamos produciendo no porque no se hayan hecho los acuerdos comerciales o porque no se haya viabilizado el proyecto desde el punto de vista técnico. No producimos porque la EMA no le da autorización al promotor, el instituto Gamaleya, y al Fondo Ruso de Inversión Directa para comercializarla en la UE. Como comprenderá, nadie produce nada que no vaya a ser vendido.

¿Qué sectores productivos gallegos aspiran a crecer en el mercado ruso?

En Reganosa, en Mugardos, el 60% del gas natural licuado (GNL) descargado este año proviene de Rusia, de Yamal. En el último año, la Autoridad Portuaria de FerrolSan Cibrao tuvo una fuerte caída de ingresos por la paralización de la térmica de As Pontes, que acarreaba descarga de carbón, y por la actividad asociada a Alcoa en Cervo. La disminución de ingresos se ha visto compensada por la descarga de GNL en Reganosa. También creemos que habría posibilidad de introducir más competencia en los hidrocarburos. Hay muchos campos, como la exportación de granitos o vinos, aunque desgraciadamente el sector agroalimentario tiene enormes limitaciones por las sanciones. Y de Rusia para aquí, vamos a ver si desarrollamos el turismo, pues el norte de España es un gran desconocido para el turista ruso, uno de los más apreciados porque sus viajes duran el doble que los del resto y su gasto per cápita es elevado. También tiene peso la importación de ‘commodities’ para la industria. En Galicia, hay una gran capacidad de extrusión de aluminio y se está importando mucho del gigante Rusal, el gran competidor de Alcoa. Y, en el sector farmacéutico hay posibilidades más allá de la Sputnik V. Se ha abierto un canal de colaboración y se puede desarrollar una incipiente industria farmacéutica y biotecnológica hispano-rusa.

¿Es difícil hacer negocios con Rusia por su sistema político?

Para nada. El riesgo político es muy bajo. Y para muestra, un botón. E mejor mercado de Inditex tras España es la Federación de Rusia. Quiere decir que no debe ser tan difícil hacer negocios. Ni hay riesgo financiero, ni institucional, ni político.

¿En qué punto considera que están las relaciones diplomáticas entre el Gobierno español y el ruso?

Son buenas. De hecho, estamos conmemorando el 500 aniversario de su inicio. Obviamente, siempre atraviesan mejores y peores momentos. Pero dese cuenta de que la URSS no tenía siquiera embajada aquí en la época del general Franco.

Ha sido observador de procesos electorales. ¿Dónde y cómo llegó a asumir esa encomienda?

En mi época universitaria milité en las Nuevas Generaciones del PP, estuve en la organización europea como vicepresidente y presidente y, aparte, el Derecho constitucional y político y los sistemas electorales me gustan mucho. Con esa experiencia, me empezaron a invitar a observar elecciones en Europa del este. Estuve en Ucrania, Moldavia y sobre todo en Rusia, donde acudí a elecciones presidenciales, a la Duma estatal, a comicios regionales e incluso a los de la alcaldía de Moscú. También fui observador internacional en el referéndum de Crimea, tras el cual el Gobierno de Ucrania me sancionó como ciudadano non grato y me impide la entrada durante 12 años. Ser observador no está exento de riesgos.

Y saca tiempo para el deporte. Como vicepresidente del Rápido de Bouzas, ¿cuáles son sus metas?

Veo muy importante desempeñar una actividad en la sociedad civil y no solo centrarse en los negocios. En ese sentido, el presidente, Alfonso Caneiro, me pidió que me incorporase como vicepresidente primero para convertir al equipo en el segundo club más importante de Vigo, profesionalizarlo y alcanzar mayores metas deportivas, además de avanzar en tener la mejor academia para los chicos de Vigo. Y, ahí estamos, comprometidos.


Entrevista publicada en:



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *