20 minutos: “Cuando la EMA autorice la vacuna Sputnik, nada impedirá al Gobierno decir ‘quiero 40 millones'”

Pedro Mouriño, empresario, cónsul honorario de Rusia y mediador para la vacuna, responde a 20minutos.

Espera un acuerdo inminente para producirla cerca de Vigo y confía en que España la use cuando la apruebe la EMA.

Pedro Mouriño es cónsul honorario de Rusia y director ejecutivo de IberAtlantic, una empresa con sede en Vigo que presta servicios financieros y de inversiones en mercados emergentes, incluido el ruso. Desde este puesto, es interlocutor entre el Fondo soberano ruso responsable de la comercialización de la vacuna Sputnik y diversas autoridades españolas. En los últimos meses, ha contactado y se ha reunido con comunidades autónomas y el Gobierno central.

A principios de abril, trascendieron sus contactos con la Comunidad de Madrid, sobre la posibilidad de comprar la Sputnik, que está a la espera de ser autorizada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y sobre la que se cierne la sospecha de que en su caso hay cuestiones geopolíticas, las tensas relaciones entre la UE y Putin, que no han aparecido en relación a otras vacunas.

Mouriño forma parte de la negociación para llevar parte de la producción europea de Sputnik a la planta del Grupo Zendal en O Porriño, cerca de Vigo, y confía en que la EMA autorice pronto la vacuna para se pueda inyectar también en España. Espera que el acuerdo para producir la vacuna llegue a finales de mayo mientras que ve más incierto cuándo la EMA dará el visto bueno. A pesar de que dice que el Gobierno se muestra tan reticente como la Comisión Europea a hablar de la Sputnik, cree que cuando haya luz verde terminará haciendo como Alemania, que quiere comprar 30 millones de dosis.

P. ¿Cuál es su papel en España con respecto a la vacuna rusa contra la Covid, Sputnik V?

Pedro Mouriño. La vacuna está producida por dos instituciones, el Instituto Gamaleya (un centro de investigación) y el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), un fondo soberano del Gobierno ruso que se encarga de derechos económicos o de la comercialización y con el que yo tengo relación desde hace tiempo, por nuestro grupo InverAtlantic, focalizado en el mercado ruso.

El pasado verano empezamos a hablar y a ver la posibilidades de comercialización. Ellos gestionaban los acuerdos con otros países o bloques como la UE. En un segundo nivel, el subestatal –por ejemplo, las CCAA–, se abrían a que otros actores que no fueran ellos lo gestionasen. Y ahí entró una empresa como la nuestra para aportar oportunidades de negocio. Una tercera posibilidad para países donde no quería comprar ni el Estado ni los subentes estatales serían las empresas privadas, aunque nunca en régimen de exclusiva.

P. Tal y como está organizada de momento la vacunación, a través del Sistema Nacional de Salud, ¿qué papel tendrían las empresas?

Pedro Mouriño. Las competencias para la adquisición de medicamentos son de las comunidades. Otra cosa es que haya organismos de cooperación. Sobre las empresas, en Perú, por ejemplo, se va a aprobar una legislación que permite a los privados importar vacunas.

P. En España no estamos ahí.

Pedro Mouriño. De momento. ¿Va a estar la UE gestionando permanentemente millones de vacunas en contratos con Pfizer? No. Lo normal es que haya cierta previsión de ciertas vacunas por el sistema publico y que el sistema privado también tenga esas vacunas, y puedan coexistir los dos modelos.

En esta primera parte se entiende que había una escasez y ahí entra el papel del Estado como regulador, que no sea la ley del más fuerte. Como hay pocas vacunas y mucha demanda, primero los más débiles, mayores de 80, etcétera, porque si hubiéramos ido a un sistema completamente abierto, el que más dinero pone encima de la mesa tendría las vacunas. Pero con los meses las capacidades productivas mundiales van a aumentar y va a haber un momento en que se nivele la oferta y la demanda.

P. ¿Este salto del sistema público a las empresas lo ve para este año, para la revacunación del que viene…?

Pedro Mouriño. El comisario de Mercado Interior [Thierry Breton] dijo que este verano vamos a tener un 70% de población adulta en Europa vacunada. Con esta previsión, en el último trimestre tendremos prácticamente el 100%. Me da la sensación de que en ese momento ya se empezarán a implementar medidas como que las mutuas o el sector privado también puedan atender a las vacunas. Pfizer dice que se va a necesitar una tercera dosis a los nueve meses y ya hay gente que en octubre, noviembre perderá la eficacia de sus vacunas. ¿Y volver a empezar con [las compras conjuntas de] la Comisión Europea? Tendrá sentido que se abra un poco más la tarta, pero eso es anticiparnos.

P. ¿Cómo trabaja en sus contactos en España relacionados con Sputnik?

Pedro Mouriño. Soy empresario y tengo una fuerte vinculación desde hace más de 10 años con instituciones y empresas rusas. A finales del año pasado pensábamos que Europa, también España, no iba a necesitar la Sputnik y nos centramos en Iberoamérica. La UE nos dijo que tenía contrato con ocho farmacéuticas y que no iban a faltar, pero cuando en enero-febrero vimos que había vacunas que no están evolucionados, como Sanofi, y que en la práctica hay dos vacunas que tienen el 95% del mercado, Pfizer y AstraZeneca, y que tienen sus problemas, el desarrollador ruso piensa que tiene oportunidad para entrar en el mercado europeo porque la Sputnik está lista, es segura y los europeos no tienen las vacunas aseguradas como decían.

Lo que interesa en ese momento es buscar centros de producción por encargo. Por ejemplo, el Grupo Zendal en Galicia tiene infraestructura para producir una vacuna. Nuestros amigos de Rusia nos dicen que les interesa explorar la posibilidad de vender en la UE y tener una licencia de la EMA, tener centros de producción en Europa y piden ayuda para buscar un centro de producción en España. Y es ahí cuando decimos que tenemos a los socios apropiados, el Grupo Zendal, el único en España autorizado para la producción integral.

P. ¿Con quién se negocia que la planta de Zendal produzca Sputnik, porque el Ministerio de Sanidad se ha desentendido?

Pedro Mouriño. El Gobierno es un órgano colegiado y hablamos con el Ministerio de Industria. El consejero delegado de Zendal y yo mismo dirigimos una carta a [la ministra] Reyes Maroto y le comunicamos que había conversaciones para la producción y posible comercialización de la vacuna. Y se trató en la Comisión bilateral hispano rusa de cooperación económica e industrial en febrero con el viceprimerministro [ruso], que trasladó a la parte española que el RDIF está hablando con empresas españolas, que estamos en negociaciones para transferir tecnología y producir Sputnik en territorio español.

P. ¿El Gobierno ha dado luz verde?

Pedro Mouriño. Hay una carta donde el Ministerio [de Industria] dice que lo recibió y que le parece muy bien. En el momento en que se cierre, es probable que en breve, Zendal tiene que pedir autorización a la Agencia Española del Medicamento.

P. ¿Con cuántas comunidades autónomas has tenido contactos sobre la Sputnik y exactamente para qué?

Pedro Mouriño. En la carta que le mandamos al Gobierno le hemos dicho que estamos interesados en producir y comercializar Y si vamos a comercializar tenemos que hacer un estudio de mercado. El Ministerio puede hacer una compra conjunta, pero no es el único actor en el mercado porque las comunidades tienen competencias en Sanidad. Tienes que saber si estas comunidades o el Ministerio quieren comprar. Hemos mandado cartas a todos y algunas te contestan con interés y otras no. Y las que te contestan, pregunta cuál es la situación.

Madrid, por ejemplo, dijo que esta vacuna le parecía interesante pero preguntó cómo estaba la autorización ante la EMA, quién la vendería –si el fondo ruso o empresas españolas–, dónde se va producir y la fecha de entrega.

Si todo va bien y hay una autorización de la EMA, creemos que se puede producir en verano.. Madrid y el resto de comunidades nos dijeron que les podría encajar, porque querrían vacunar al conjunto de sistema español para el 30 de septiembre, y nos dijeron que querrían trasladar esa información al Consejo Interterritorial.

P. ¿Ha tenido contactos con otras comunidades?

Pedro Mouriño. Sí. Lo que pasa es que lo de la Comunidad de Madrid se filtró y yo confirmo. Pero el resto con las que hemos hablado directa o indirectamente no lo han hecho público.

P. Se habló también de Andalucía y la Comunidad Valenciana

Pedro Mouriño. Ninguna de estas explícitamente mencionaron nuestro nombre y por eso ni confirmo ni desmiento los contactos

P. ¿Con el Gobierno central han hablado de vacunar con Sputnik?

Pedro Mouriño. No. Oficialmente, nos hemos escrito unas cartas, ellos nos han respondido con un email muy lacónico y no tenemos mucho más. Al viceprimer ministro [ruso] tampoco le dieron muchas explicaciones y mantuvieron esa reunión casi en secreto.

P. ¿En secreto?

Pedro Mouriño. Sí, porque preocupaba este tema. Yo creo que la estrategia del Gobierno en relación a las vacunas es tener una política complemente alineada con la Comisión, que se ha dejado muchas plumas en una negociación [con otras farmacéuticas, para la compra de vacunas] que hoy todo el mundo asume que ha sido mala, aunque al final terminarán llegado las vacunas, de eso no hay duda. Y el Gobierno español, que está muy preocupado por los fondos europeos, creo que está en una posición de intentar no incomodar a la Comisión.

P. ¿Qué está previsto que ocurra cuando la EMA dé luz verde, compras nacionales, bajo el paraguas de la UE…?

Pedro Mouriño. La Comisión Europea ha dicho que ellos lo único que prohíben a los Estados miembros es hacer adquisiciones al margen de los contratos ya establecidos. España no puede comprar Pfizer porque la Comisión ha negociado por los Veintisiete. Pero si hay una vacuna autorizada por la EMA y no hay un acuerdo de compra con ella, como la Sputnik, en el momento en que sea aprobada, nada le impide al Gobierno que hable y diga que quiere 40 millones de vacunas.

P. ¿España podría comprar por su cuenta vacunas de Sputnik?

Pedro Mouriño. Claro. La Comisión ha dicho que no se puede con empresas que han firmado contrato con ella. Fue una indicación clara a lo que intentaba hacer Valencia, que hablaba con Janssen. Madrid está hablando con una posible comercializadora de vacunas que no tiene contrato con la Comisión, que dice si yo no tengo contrato de compra conjunta en la UE, usted puede hacer lo que quiera. Por eso Alemania ha dicho ‘30 millones de dosis para nosotros’. Eso sí, que la autorización [de la EMA] esté en junio, si es en septiembre ya no las necesitará.

P. ¿Cuántos millones de dosis de Sputnik se pueden producir en estos momentos?

Pedro Mouriño. En su momento, el director del Fondo entendía que había mercado para 50 millones en Europa [100 millones porque es doble dosis]. Aquí está el quid de la cuestión, porque los rusos ahora están buscando centros de producción en Europa. Italianos, alemanes, etcétera son los que van a dar la capacidad productiva. La EMA, antes de dar su autorización, probablemente también va a querer que haya contratos con centros de producción que aseguren que se tiene capacidad, no va a aprobar una vacuna que en la práctica no va a estar en el mercado.

P. ¿Cuándo podrán concluir las negociaciones sobre la planta de Vigo?

Pedro Mouriño. A finales de mes de mayo. Hay que comprobar si las instalaciones cumplen todos los requisitos o cuánto tiempo lleva la transferencia tecnológica. 

P. Aunque escasos y raros, se han notificado trombos asociados con AstraZeneca, Janssen y también Moderna o Pfizer. De Spunik no se tiene noticia, ¿porque no hay o porque no se notifican?

Pedro Mouriño. Una vacuna que esta en 64 países, que lleva millones de administraciones en una sociedad globalizada, donde nos enteramos de lo que pasa en el ultimo pueblo de la ultima esquina del mundo, si hubiera casos de problemas de efectos secundarios severos ya nos hubiésemos enterado. En la propia UE hay países como Hungría donde cientos de miles de ciudadanos se la han inoculado y no ha notificado ningún tipo de efectos severos. El Ministerio de Sanidad de México ha hecho una estadística de las cuatro grandes vacunas que se inoculan allí, la china [Sinovac], AstraZeneca, Pfizer y Sputnik y la única que tiene cero casos de efectos secundarios medios o severos es Sputnik. ¿Y cuál es la que más tiene por cada 100.000 pacientes? Pfizer.

P. Lo plantea como una nueva Guerra Fría entre Pfizer [estadounidense] y Sputnik [rusa].

Pedro Mouriño. No, no. Esto no es una guerra, es un dato que da el Ministerio de Sanidad de México. En Brasil, en cambio, el regulador no autoriza la Sputnik porque dice que puede ser grave para la salud. Esto va por barrios, pero lo que esta claro es que hay 64 países y es raro que 64 países se equivoquen.

P. La tasa de vacunación en Rusia es baja, a principios de mayo solo se habían administrado 20 millones de dosis a una población de 144 millones. El Gobierno exporta vacunas pero lo rusos no se las ponen.

Pedro Mouriño. Porque en Rusia la epidemia ha remitido [según la OMS, crece aun ritmo de un 0,2%], hace semanas que se hace vida normal y la gente no tiene la percepción de que sea necesaria la vacunación. En China, que fue el origen de la epidemia, no veo que haya 500 millones de chinos vacunados. El único continente donde nos hemos generado una percepción de que la única salida a la pandemia es la vacunación es en Europa y por eso estamos tan focalizados. En EEUU, como ya está en niveles del 44%, los americanos no tienen interés y ha pasado un poco lo mismo en Rusia, puedes acceder a la vacuna pero como la gente ya no tiene la percepción de que es necesaria, pues oye. A mí me pasaría lo mismo. Yo estoy dispuesto a ponerme la Sputnik V pero si veo que la pandema remite de manera clara a lo mejor no prefiero ponerme ninguna.

P. La UE negocia cómo será el ‘pasaporte Covid’ y una de las cosas que están aún en el aire es si se va va a expedir a personas con vacunas no autorizados por la EMA, lo que afecta también a Sputnik. ¿Qué supondría que no fuera así?

Pedro Mouriño. Imagínate el impacto económico para un sector turístico como el español. Solo en España entran 1,5 millones de turistas rusos al año, con la estancia media más larga y el mayor gasto diario, más del doble del resto de europeos. Son los turistas más codiciados. Diles que no van a poder entrar por venir vacunados con la Sputnik. Europa, que es un claro receptor de turistas, no va a reconocer a los chinos porque les han puesto vacunas chinas, no vamos a reconocer a los rusos porque les han puesto vacunas rusas o dentro de la UE, en Hungría hay miles de ciudadanos que se han puesto la Sputnik.


Fuente de la información: 20 minutos

  • Entrevista publicada el 08-05-2021
  • Periodista: Clara Pinar



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *